viernes, 11 de junio de 2021

Los muertos del Halconazo, a cincuenta años de la masacre del Jueves de Corpus

Usualmente no publico mi investigación en obra negra, sin embargo, en esta larga temporada pandémica, el 10 de junio llegó sin que pudiera terminar mi investigación sobre los muertos del halconazo. A pesar de que han pasado 50 años y de la gran cantidad de testimonios orales y visuales que se han recogido sobre esos hechos, nadie ha hecho el trabajo meticuloso de extraer la información sobre los muertos en distintas fuentes. Así como para el caso de Tlatelolco se fijó erróneamente la cifra de 350 muertos, cuando las fuentes confidenciales han arrojado alrededor de 40, la cifra referida de muertos para el halconazo se estableció en 120. Sin embargo, éste es un cálculo que se generalizó a partir de testimonios recogidos en el documental del Canal 6 de julio "Halcones: terrorismo de Estado",  no un dato basado en evidencia contundente.

Las listas de muertos existentes son confusas, están llenas de nombres duplicados o con apellidos equivocados. La primera lista de la que tuve conocimiento fue la que elaboró el Comité '68 Pro Libertades Democráticas, contiene un total de 34 nombres, los cuales se convirtieron en 36 en las copias erróneas que se desprendieron de ésta. A esta lista se han ido agregando nuevos nombres de procedencia desconocida, con el mismo problema: duplicados y errores de todo tipo. En esta lista provisional he depurado los nombres errados que he podido identificar y los he cotejado con la información de los fondos DFS y DGIPS y con datos de internet. Las búsquedas de Google me arrojaron invariablemente a la lista original de los 34 (o 36), que fue retomada por algunos medios y a las listas de más de 50 nombres de origen desconocido. El Universal al parecer publicó una lista con 27 nombres al mes de los hechos, que no me ha sido posible consultar. Así, mi única fuente directa son los reportes policiacos. No he encontrado hasta ahora un listado final, sólo fragmentos de información que he clasificado de la siguiente manera:

Los nombres en verde indican los casos de muertos confirmados por la DFS en su primer recuento general. 

Los casos en amarillo son nombres de muertos recogidos por estudiantes que los informantes de la DFS reportaban a partir de su espionaje a las escuelas y facultades universitarias y politécnicas.

Los nombres en azul están en las listas de la DFS/ DGIPS de heridos ingresados a los hospitales, pero se desconoce por qué fueron incorporados posteriormente a las listas de muertos que circulan por internet. Fallecieron posteriormente? Sus cuerpos fueron reclamados? Están desaparecidos?

A pesar del ruido mediático, académico e institucional en torno al cincuentenario del halconazo, es claro que no ha habido una investigación profesional que se haya encargado de rastrear acuciosamente estos datos. Sea por el peso del trauma o por la comodidad que resulta tener un secreto de Estado que nos recuerde las épocas oscuras de nuestra historia, nadie ha ido a fondo con el caso. Las investigaciones de la FEMOSPP, tanto la histórica como la jurídica, fueron bastante incompletas, imprecisas y desorganizadas. Los agentes del ministerio público de la FEMOSPP pretendieron reducir el número de víctimas  a los once casos de la lista de la DFS, donde la propia institución reconoció que había cinco casos no identificados. Con once casos, la FEMOSPP tipificó el delito como genocidio. No tengo la menor duda de que fue una estrategema para quemar el caso, que fuera rechazado en las instancias correspondientes, como lo fue y que no pudiera volver a ser llevado a los tribunales, pues nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito. Si la FEMOSPP hubiera demostrado contundentemente que hubo decenas de muertos, heridos y perseguidos incluso después de la matanza y, sobre todo, un número indeterminado de desaparecidos cremados en el Campo Militar No. 1, la demanda hubiera sido resonante. Posiblemente hubieran perdido, por la resistencia de la SJCN a procesar delitos de lesa humanidad, pero al menos hubiera quedado en evidencia que hubo una investigación sólida, competente e incontrovertible.

Esa investigación nadie la ha hecho. Mientras recupero los nombres y las historia de los muertos, al ver las edades de los menores de edad no puedo más que sentir una inmensa frustración. Si el halconazo se convirtió en otro misterio, como Tlatelolco, no es porque la DFS fuera una experta en encubrir sus crímenes al nivel de la CIA o el Mossad, sino porque nunca hubo un sector de la sociedad lo suficientemente fuerte y organizado para exigir su derecho a la verdad y la justicia.

Es todavía posible saber cuánta gente murió el 10 de junio? Si, aún se puede buscar a las familias de los muertos y desaparecidos, hacer investigación forense, rastrear a los exhalcones  y a los elementos de las corporaciones policiacas y militares que participaron en esos hechos. La fiscalía aún podría investigar si Echeverría realmente ordenó cremar los cadáveres en el Campo Militar No. 1, como lo señaló el ex-regente del Distrito Federal, Alfonso Díaz Martínez. Mas para ello hacen falta una presión social y una voluntad política que al parecer no existen.

Por lo pronto, esto es todo lo que hay, un listado lleno de incógnitas.  Un principio fundamental de los derechos humanos es nombrar a las víctimas, restituirles la identidad que les fue negada. El presidente AMLO pidió perdón de forma vaga y superficial, pero no nombró a las víctimas del 10 de junio, un hecho básico en cualquier política de la memoria y los derechos humanos. Identificar a las víctimas debe ser una prioridad de un Estado que busca romper con las prácticas lesivas del pasado. En la sociedad civil también debemos nombrar a las víctimas, ciudadanos comunes y corrientes, como nosotros. Sólo así podemos construir una conciencia colectiva para reaccionar ante cualquier tentativa violenta del Estado.

Agradeceré cualquier dato que contribuya a depurar esta información.

1.     Alejandro Beltrán (posiblemente reportado como herido, sólo aparece el apellido). 

2.     Alicia Galicia (estudiante del Colegio de Historia de FFyL, reportada como muerta). 

3.     Alicia Monroy Larios, (sin datos).

4.     Antonio Danilo Martínez Ávila (reportado como herido).

5.     Artemio Antonio Vargas Muñoz (17 años, confirmado por la DFS).

6.     Arturo Gallegos Vázquez (estudiante reportado como muerto).

7.     Arturo Vargas Mendoza (Lic. en administración de empresas, reportado como muerto).

8.     Arturo Barrios, (sin datos)

9.     César López Tirado, (sin datos).

10.  Cuitláhuac Arce, (sin datos).

11.  Edmundo Martín del Campo Castañeda (20 años, confirmado por la DFS).

12.  Eduardo Palacios Castañeda (reportado como herido).

13.  Efraín Márquez López (reportado como herido).

14.  Enrique Suárez, (sin datos).

15.  Ernesto Muciño Díaz (reportado como herido).

16.  Fernando Castro Sánchez, (sin datos).

17.  Fernando Rodríguez, (sin datos).

18.  Francisco Lugo Vázquez, (sin datos).

19.  Héctor Arturo González Hernández (reportado como herido).

20.  Héctor Guzmán (sin datos).

21.  Héctor Treviño (estudiante de la Preparatoria Popular reportado como muerto).

22.  Heriberto Muciño Díaz (reportado como herido).

23.  Hesiquio) Altamirano García (reportado como herido en el hospital Rubén Leñero).

24.  Ignacio Cabrera Romero (18 años, confirmado por la DFS)

25.  Irma Santiago Prieto, (sin datos).

26.  Jaime Moreno Muñoz (alumno de la vocacional no. 1, reportado como muerto)

27.  Javier Gómez (o Gámez) Ochoa, reportado como herido.

28.  Jessica Martínez Olvera (sin datos).

29.  Jorge Callejas Contreras (22 años, confirmado por la DFS)

30.  Jorge Mario de la Peña Sandoval, (profesor de Matemáticas, herido e internado en el hospital Rubén Leñero, después trasladado a la central quirúrgica, donde falleció).

31.  Jorge Zúñiga (reportado como muerto).

32.  José Francisco Treviño Tabares (alumno de la Preparatoria Popular Tacuba, reportado como muerto, conmemorado).

33.  José Guadalupe Cerón Romano (estudiante de la Vocacional no. 5, reportado como muerto).

34.  José Jorge Vargas Beverly (confirmado por la DFS)

35.  José Leobardo Reséndiz Martínez (28 años, confirmado por la DFS)

36.  Josué Moreno Rendón (20 años, confirmado por la DFS, consignado erróneamente como José, estudiante de la ENAH)

37.  Josué Márquez (sin datos).

38.  Juan Antonio Arroyo Cortés, reportado como herido.

39.  Juan Liborio González Sáez (sin datos).

40.  Juan Báez González, (sin datos).

41.  Juan Martínez Beltrán, (sin datos).

42.  Lilia Castillo Olvera (sin datos)

43.  Luis Espinoza Martínez (reportado como herido).

44.  Luis López Ramírez (reportado como herido).

45.  Manuel Vargas Salinas (sin datos).

46.  Marco Antonio Aguilar Nájera (sin datos).

47.  Mauricio Mena Juárez (sin datos).

48.  Miguel Angel Mejía González (14 años, confirmado por la DFS)

49.  Othón Vázquez Tirado (sin datos).

50.  Pablo López Bautista (reportado como herido).

51.  Palomo Chaparro (sin datos).

52.  Perdomo Villegas (sin datos).

53.  Pérez Espinosa (sin datos)

54.  Rafael L. Márquez Cruz, estudiante de la Escuela Nacional de Maestros, reportado como muerto

55.  Ramón Zúñiga Pérez, reportado como herido.

56.  Raúl Argüelles Méndez (20 años, confirmado por la DFS)

57.  Raúl Juárez García (17 años, confirmado por la DFS)

58.  Ricardo Oscar Bernal Ballesteros (17 años, confirmado por la DFS)

59.  Rogelio Garza (sin datos).

60.  Salvador Aguilar Suárez (sin datos).

61.  -65 La DFS reportó cinco casos no identificados de jóvenes estudiantes muertos.

 

Total:

21 muertos identificados.

5 muertos no identificados (no se sabe si los identificaron después).

14 casos reportados como heridos, no se sabe si fallecieron después.

25 casos no se tienen datos.

 

 

 

No hay comentarios: